Horno eléctrico: Utiliza una potencia de alrededor de 3.000 watts, pero cuando es de gran tamaño puede alcanzar los 10.000.
Lavarropas: Si funciona con agua fría, el consumo es mucho más bajo, de 300 voltios. El mayor problema es cuando tenemos que usar el ciclo de calentamiento del agua: ahí nos vamos a 2.500 a 3.000 watts.
Lavavajillas: Funciona siempre con agua caliente, por lo que consume hasta 3.000 watts
Termotanque eléctrico: Figura en los primeros puestos del ranking, ya que tienen entre 2.500 y 3.000 watts.
Aire acondicionado: Una casa con dos aires acondicionados prendidos, en 24°C, consume 2.000 watts
Plancha: La grande a vapor puede ir, según el modelo, de 1.000 a 2.300 watts,
Freidora eléctrica: tiene un consumo de alrededor de 2.000 watts
Cafetera y jarra eléctrica: Como tienen la función de calentar agua, eso demanda mucha energía. Hablamos de unos 900 watts.
Wafflera: Este pequeño artefacto, de apariencia «inocente», puede consumir unos 800 watts.
Tostadora: Al igual que la wafflera, consume alrededor de 800 watts.