Razón número 1: Ahorro
Hoy en día, la tecnología LED es la forma más eficiente de iluminación, (80% menos en comparación con la iluminación tradicional). Esto significa que alrededor del 80% de la energía eléctrica se convierte en luz, consumiendo muy poca potencia y por lo tanto, emitiendo muy poco calor.Las bombillas incandescentes tradicionales únicamente convierten el 20% de la energía en luz, perdiendo un 80% en forma de calor.
Razón número 2: Durabilidad, Larga vida
La iluminación LED se caracteriza por el largo tiempo de vida que posee. Su vida media está entorno a las 50.000 horas. La duración de estas no se calcula en función del momento en que se apagan, sino en base a un porcentaje del flujo luminoso (lúmenes) inicial. Esto significa que las luminarias LED siguen funcionando una vez consumidas las horas de vida útil especificadas aunque con menor intensidad.Calidad asegurada. Las luminarias LED están fabricadas de componentes altamente resistentes que pueden soportar las condiciones más duras. Son ideales para sistemas de iluminación al aire libre debido a su gran resistencia a la intemperie, viento, lluvia, polvo, etc.
Razón número 3: Ecología, Iluminación ecológica
Los dispositivos LED no contienen mercurio, no producen irradiaciones de infrarrojos, no producen contaminación lumínica y son 100% reciclables.El largo período de vida operativa mencionada anteriormente, significa que una bombilla de luz LED puede ahorrar material y la producción de 20 bombillas incandescentes.Cero emisiones UV. La iluminación LED produce muy poca luz infrarroja y escasas emisiones UV. Debido a esto, es muy adecuada para la iluminación de materiales sensibles al calor, tales como galerías de arte, sitios arqueológicos, etc.